Seguidores

Fotos

sábado, 18 de abril de 2009

Ligustrum vulgare










Hola.
¡Jolines, menuda racha llevo! Entre lo vago que soy y entre que los elementos se han aliado contra mí no doy una. Quiere ser una disculpa pero me temo que no cuela: aunque los elementos no estuvieran en contra, seguro que no daría ni un golpe al agua. Snif... ¡Que quieren, vago que es uno!

Voy a ver si soy capaz de centrarme en el título que tengo el cerebro más disperso que un enjambre de abejas pecoreadoras. Pues eso, que tengo una vecina justo en frente, al otro lado de la calle, a la cual, entre otras, hace como unos 15 ó 20 años le regalé un esqueje de olivo ya enraizado. La señora es agradecida pero bastante tímida y suele arrancar ramas de unas thuyas que tiene en el huerto donde le planté el olivo. También tenía un aligustre bastante grande. A las thuyas las fue repelando hasta que no le alcanzaba la mano para seguir obteniendo los "verdes" con los que hacer ramos que lleva cada semana a la tumba de su difunto esposo, pero claro llegó un momento en que no alcanzó más ramas y en vez de cruzar la calle y decirme que le bajara unas cuantas ramas (lo haría encantado) se dedicó con sus escasas fuerzas, de señora ya algo más que mayor, a darle de golpes al aligustre para ir obteniendo más "verdes".

Le dio hachazos hasta en la muela del juicio y el pobre aligustre las ha pasado muy, pero muy putas. El asunto es que para algunos casos (por muy tímidos que seamos) siempre tenemos que recurrir a alguien para algo y hasta hace un año yo le hacía (al huerto) una pequeña limpieza de primavera. Este año no fue así porque vi que había llamado a un jornalero para que le hiciera el trabajo (la limpieza del huerto) pero no quiso que le tocara al olivo. Todos los años me pedía que cortara ramas del olivo para ofrecerlas a quien quisiera tomarlas para el Domingo de Ramos. Y como este año también tuvo un Domingo de Ramos y no dejó que el jornalero le tocara al olivo se decidió a decírselo a mi persona. A pesar de que yo sabía quien le había hecho la limpieza, lo que no me importaba en absoluto, le pregunté por qué no me lo había dicho y me contestó que le había dado vergüenza, que todos los años lo hacía y que le había parecido de caradura volver a pedírmelo. Dejé correr el asunto y con actitud embarazosa (que no embarazada) me dijo que si le cortaba los ramos de olivo, pues no quería que, excepto yo, nadie le cortara ni una hoja. Por supuesto que no tuve inconveniente.

Ya en el huerto pude comprobar como el jornalero había obedecido sin rechistar ni aconsejar lo más mínimo y cortó y limpió todo lo que la buena señora dijo, así vi el tocón de un boj (Buxus sempervirens) cortado a ras de suelo con un diámetro de unos 20 cms . -"¡Lástima! me dije. Por supuesto que me acordaba del boj y de lo que podría haber hecho con él, pero ya no había solución.

Corté por donde quise y como quise los ramos de olivo y al ver lo que había quedado del aligustre le pregunté que qué pensaba hacer con aquello.- "Tonechiño - me dijo- a mí no me sirve para nada. Iré cortándole poco a poco para leña lo que pueda sacarle". Entonces, para caradura yo, voy y le pido el tocón. -"Que me gustaría sacarlo entero a ver si tenía suerte y prendía". Parecía encantada (también es una maestra del saber vivir) de que yo le arrancara aquella cosa.- "Por la leña equivalente, no se preocupe, le traeré leña".- "Que no, que no hacía falta que le llevara nada, que si ella lo cortaba para leña era porque le estorbaba". Y yo, vago como Dios me ha dado, pues le tomé la palabra y decidí sacar el tocón sin llevarle la leña.

Bueno, la situación del tocón no es que fuera una fácil. Estaba, aparentemente encajado entre una pared y la base de una thuya de proporciones considerables, por lo que me temía que iba encontrar lío de cepellones; justo al ladito había calas (las odio a ellas y a sus rizomas) y todo contribuía a parecer que la cosa iba a llevar un buen rato, así que decidí mentalizarme y dejé pasar unos tres días hasta que me dije que si yo no iba a buscarlo, seguro que él no vendría. Me arme de alguna herramienta y de muuuuucho valor y me dirigí a ver como enfocaba la vaina aquella.

Limpié la superficie para, a continuación, dentro del espacio disponible tratar de sacarlo con el máximo de cepellón procurando no dañar a la thuya. Curiosamente, me resulto bastante más fácil de lo que esperaba. Yo creo que la planta, al igual que la mayoría de por acá, fue plantada de esqueje, por eso no hallé raíz pivotante alguna, sólo unas cuatro o cinco que, a un palmo de profundidad, se extendían horizontalmente hacia los cuatro puntos cardinales y mucha raíz cespitosa.

Al cabo de una hora + - tenía el madero a mis pies, pero aquello pesaba entre sesenta u ochenta kilos (no exagero pues habitualmente manejo estos pesos y la cosa estaba por ahí) y no era plan llevarlo debajo del brazo; así que tira a casa a buscar una carretilla. Una vez con el cepellón frente a mi pequeña parcelita, lo limpié a base de manguera para limpiar los cortes gruesos y tratar los cortes con cicatrizante. Hecho lo que precede trato de ponerle en un barreño de los comunes que hay por acá (capacidad de 50 litros + -) y el alma condenada del aligustre no me cabe en el recipiente. ¡Mi gozo en un pozo!

Llamo a mi "chofera" (que ya llevaba más de dos horas riéndose de mi a mandíbula batiente y soltando lágrimas) y le digo que me lleve a donde pueda encontrar un recipiente para aquella "cosa". En la aldea recorrimos cuatro establecimientos susceptibles de tenerlos y ¡naranjas de la China! Hubo que desplazarse a 15 Kms para conseguir el recipiente (podría haberlo hecho con maderas, pero no me dio la gana). De vuelta al pueblo, preparé el sustrato y enchufé al jodido aligustre en el lugar en el que o resucita o muere. Él verá lo que hace. Yo ya hice más de lo que en principio esperaba hacer. ¡Dios me perdone!

Que Dios les bendiga









33 comentarios:

  1. Hola amigo Tonecho: Me ha encantado el reportaje tanto como el "bicho".
    De seguro que el esfuerzo a valido la pena. Suerte con el.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. hola amigo vaya aligustre te has armado ,seguro que tira ya que son unas bestias ,para tí lo normal son 70 -80 kilos ,joder ,me has dejado de piedra ,ya me dirás que comes ,no me digas marisco que no llego a fin de mes ,jaja un abrazo y a ver que sacamos .

    ResponderEliminar
  3. Fran6Q, gracias por visitarme y comentar. Es un honor.
    Puersbonsai, me satisface que, al igual que Fran6Q y los demás me visitéis: alimenta mi vanidad ¡y da un gustirrinín...! Acerca del peso, pues eso: Mientras estuve en la Marina Mercante tenía que valerme solo para manejar y estibar bidones de 200 litros de aceite que llevábamos, por cientos, para suministrar a la flota pesquera que nos había contratado. Cada bidón pesaba 214 kilos. Claro que sólo los ponía de pie una vez trasladados hasta su sitio. Ahora trabajo empacando algas secas para una fábrica de carragenatos ubicada en Porriño, Pontevedra, y cada fardo suele oscilar entre los sesenta y los ochenta kilos; depende de la variedad de alga y de las ganas que le ponga ese día. No digo esto más que para hacerte notar que 10 kilos + - en un bulto a manejar no soy capaz de apreciarlos. ¡Es que a los que nacemos para burros, del cielo nos cae la albarda!.

    Saludotes muy cordiales a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Pues si, eres un burro, eso si un burro entrañable.
    Por gracia o desgracia se lo que son bidones de 200 litros de aceite.... y que quieres que te diga, que en la distancia te comprendo (claro esta que tu habras movido en un par de meses mas que yo en toda mi vida), pero lo he catao, y como dice el bueno de mi suegro (ojo he dicho suegro no suegra), con una gota de lluvia, para una apuesta vale.
    Que eso, que mola el bicho, y como se que lo haras espero ver su evolucion, y si necesitas ayuda otro dia para sacar otro bicho de esos....esto que enhorabuena por el bicho.

    ResponderEliminar
  5. Menudo aligustre, prepare Tonecho a realizar trasplante anual, estos arbustos crean raiz a punta pala, seguro que prende sin problemas, pero en un año a trasplantar y así año tras año, un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Maxi, pues eso, que no es que sea cosa del "otro mundo" pero siempre se dijo que "más vale maña que fuerza". Gracias por estar por aquí.

    Hola Bonavebe ¡Joder, si me lo pintas tan crudo se lo devuelvo a la señora para que haga churrasco!

    La verdad es que estoy esperando a que agarre porque tiene mucho trabajo: hay mucha madera podrida que limpiar y casi todos esos espolones que saca están desgajados de arriba abajo debido a los hachazos. Cuando se sanee buscando las partes vivas y aprovechables desaparecerá bastante bulto. Eso si, en los trasplantes ya no se podrá tratar a lo bruto si no quiero romper lo que haya logrado.

    Gracias por el honor que me haceis al venir y comentar compañeros.

    Abrazos cordiales a todos.

    ResponderEliminar
  7. Hooooooooooooooooooooombre Tonecho, dichosos los ojos que ven y te leen. Jolines con el Aligustre, este también bufa ¿eh?.Menuda pieza, ¡jodío!. Zapato exxxtra grande para el muchacho. Enhorabuena.

    Un saludo agarimoso

    ResponderEliminar
  8. Pinastre, gracias por venir, amigo.

    Lo cierto es que lo miro mucho y me parece que es mucha tajada para mí. ¡A ver como nos acostumbramos uno al otro!

    Saludotes.

    ResponderEliminar
  9. Pues seguro que os acostumbráis bien y si nó el se lo pierde.

    Un saludiño Tonecho

    ResponderEliminar
  10. Bonita foto de la bajamar en la entrada del blog.

    Un saludo Tonecho

    ResponderEliminar
  11. Gracias Pinastre.
    La verdad es que las fotos del amanecer son jodidillas. En todos los lugares amanece pero tiene la pega que hay que estar levantado, jejeej, y encima tener el humor de hacer fotos.

    Las personas normales no están para hacer las majaderías que yo hago.O sea, soy un descerebrado, pero me rio bastante, excepto si está mi suegra delante (me avinagra el día).

    Saludotes muy cordiales, amigo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Tonecho,
    Wow con el aligustre! ese si que es un ejemplar y yo mirando el mio que se quiere ir y no le dejo... que envidia, claro que el trabajo que eso tiene no me da ni gotita de envidia.
    Mientras os haceis amigos sigo leyendote y reconociendo Galicia.
    Y no te hagas tan de rogar en los escritos que, yo al menos, echo de menos esas historias con vecinos incluidos que tanto conozco. Me rio mucho con tus historias.
    Gracias amigo.
    Trazo0

    ResponderEliminar
  13. Querido amigo Tonecho. No te avinagres por tu suegra ...hombre seguro que te quiere bien. No obstante puedes atarla a alguna de las barcas ... o tal vez a alguna piedra en la bajamar ... sin que ella se entere ¡ claro! y dejaría que subiera poco a poco la marea ... y mientras... miras como distraído a otro lugar y entre tanto silbas como si no fuera ni contigo ¡ y mucho menos con ella ! .... Jesús qué tarado estoy ...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Holitas, Trazoo. Me necanta que usted me lea (y los demás también, claro) pero usted es una profunda conocedora de esta tierra y sabe que lo que digo es verdad, aunque claro yo le pongo mi manera de expresarme (todos la tenemos diferente, la manera de expresar) Y tengo relatos como para llenar libros pero, no tengo fotos, y eso de poner en un blog un ladrillo de letras sin nada que amenice la lectura, pues que a las personas no les va. Y si a las personas no les va, ¡imagínese! Tampoco leerá la gente (yo tengo una sutil distinción entre personas y gente, para mí no es lo mismo).

    Amigo Pinastre... con esa mujer lo intenté todo, bueno, casi. La tolero porque no me queda más remedio. Mejor dicho: me tolera porque no le queda más remedio y nos vamos soportando. Algo así como los judíos de Auschwitz soportaban a los nazis. Snif.. no somos nada.

    Saludotes muy cordiales a ambos.

    ResponderEliminar
  15. Tonecho, yo se la solucion, te doy una direccion y tu la mandas (la direccion es la de mi suegra)tal vez haya suerte hagan migas (no las de comer), y nos dejen tranquilos, jajajaja.
    Por cierto si no tienes fotos, nos da igual, nos gusta leerte, yo las fotos las miro, pero leerte es lo que me gusta.

    ResponderEliminar
  16. Hola Tonecho, es verdad que se de que hablas, por eso me gusta tanto leerte, fueron muchisimos años viviendo ahi y lo tengo incrustado en la piel, a veces incluso lo echo de menos, otras veces llamo a mis amigos para que me cuenten alguna de esas historias de vecinos, ... en fin que se le va a hacer, otros tienen otros vicios, costumbres, lo que sea.
    Y hablando de suegra, cuando hagais esa recolecta que vais a hacer Maxi y tu con las suegras, podeis contar con mi madre porfa? ya serian 3 yo creoq ue ya podriamos empezar a pensar en algo no? ponernos manos a la obra y discurrir que hacer con tanta gente de aquella manera... Que me decis? Pensamos algo?
    Un abrazo
    Trazo0
    Ah se me olvidaba, las fotos no han de ser necesariamente de los vecinos y seguro que de la ria, del mar o del monte tienes un monton, pon alguna y cuantanos la historia, gracias Tonecho.

    ResponderEliminar
  17. Hola Tonecho donde te metes, hace tiempo que no publicas ni haces comentarios, ojala el motivo sea la vagancia(es broma seguro que estas muy ocupado) y no otro tipo de problema, espero que te encuentres bien, un saludo cordial de tu amigo de las Rías Bajas.

    ResponderEliminar
  18. Hola Tonecho,

    Yo tambien espero que estes bien, que estes, solamente, recopilando datos para escribir unas historias fantasticas.
    Un abrazo Tonecho.
    Trazo0

    ResponderEliminar
  19. Hola Bonabeve, Hola trazoo.
    Siento de veras no tener una continuidad decente con el blog (soy un indecente). Lo que pasa es que estoy de lleno en la faena de recogida de algas. Con la maldita crisis las personas más variopintas se han echado a la costa y jamás tuve una afluencia de material como ahora. A esto se debe que llegue a casa poco menos que reventado: llegada, la ducha y a la cama. Debo trabajar como cuando tenía treinta años, solo que ahora ya tengo 52 y se nota. ¡Carallo si se nota!

    Muchísimas gracias amigos pòr estar ahí.

    ResponderEliminar
  20. Hola Tonecho. Me alegra saber que estás vivo y aunque reventao en tu fisico aún tienes algo de frescura para escribir en tu magnífico blog.

    Un saludo agarimoso

    ResponderEliminar
  21. Bueno me alegra saber que estas bien Tonecho en este mundo materialista donde prima el poder del dinero a el por desgracia nos debemos, trabaja pero solo lo necesario amigo, un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  22. Pues mira aunque me mandes a donde te imaginas, pero... TONECHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO, ANDE TAS,A DEJA DE CURRAR UN POCO QUE TE ECHAMOS DE MENOS

    ResponderEliminar
  23. Querido Tonecho!!!! Menos mal que apareciste, estaba por llamar a la Xunta, para que te buscaran, imaginaba que te habian secuestrado o algo parecido y no me confundi mucho, no se si los Japoneses o los laboratorios o los restaurantes pero el caso es que el trabajo te secuestra de nosotros, tus seguidores.

    Bueno, como sea, seguro que como en el marisqueo se producen cantidad de anecdotas que luego podrias contarnos en tus pocos momentos de descanso, seguro que es lo que menos te apetece en un momento de descanso pero como somos tus seguidores te lo pedimos sin presion pero con pasion...no nos tardes tanto Tonecho...

    Un abrazo y me alegro que la tardanza no sea por salud.

    ResponderEliminar
  24. Hola Tonecho,te comunico que te llegará un pistachero en unos dias(depende del mensajero)
    espero que te guste y lo disfrutes.Veo que no te dejas ver mucho por el blog y es una pena ya que tienes muchos seguidores,entre ellos yo,me gusta mucho tus comentarios y las historias que cuentas.
    Muchisimos besos para toooooda tu familia y un gran abrazo para ti desde Malaga.
    Rocio

    ResponderEliminar
  25. ¡¡Caray, Rocío!! Me agrada infinito que mis amigos me lean y considero amigo a quien me lee, pero tú... No tenía ni la menor idea de que me leyeras. Es una grata sorpresa. Muchísimas gracias y un fuerte y casto abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Veeeeeesss Tonecho, tienes que dedicar mas tiempo a esto, tus seguidores te reclaman, reclaman tus historias contadas con tanto saber.
    Tonecho... deja el trabajo, deja la familia, dejalo todo, menos los perros, y sientate a escribir o hazlo de pie pero hazlo, tus amigos te echamos de menos.
    Toneeeeechoooooooo....

    Trazo0

    ResponderEliminar
  27. Estimadísima Trazoo, me sobrevalora. A ver si un día de estos puedo reiniciar la "vaina" esta.

    Gracias infinitas a todos, amig@s.

    ResponderEliminar
  28. Yo también me enganché a tus historias Tonecho y las echo de menos. Seguiré asomándome de vez en cuando, la espera valdrá la pena seguro.

    Saludos desde Lugo,

    Olga

    ResponderEliminar
  29. ¡¡Caray!! Es un Honor que me haya leído, Olga. Me parece que tendré que extrujar la única neurona que poseo para, por lo menos, dar un poco de continuidad al blog.

    Gracias por estar ahí amig@s.

    ResponderEliminar
  30. Caro Tonecho, amigo mío .... Ande andás joven?
    Por todos los que te leen, te leemos y te leerán ....
    Escriba algo hombre, que nos tiene huérfanos....aunque sea de su querida y amadísima suegra.

    Un saludo para Ud. y Camelle

    ResponderEliminar
  31. Tonecho, vas a dejar el mar sin algas, y nosotros sin saber de tus historias..... !ANDE ANDASSSS!

    Maxi

    ResponderEliminar
  32. Sire, amigo mío, haga Ud el favor de escribir algo,hombre, aunque sea poca cosa ...

    ResponderEliminar
  33. Parecen todos marica acá, alabando a aquel que levanta mas o menos peso. El hombre sacó un arbol y lo puso en otro lado y eso es lo más importante, da una sombra espectacular, yo tengo 10 de esos ligustros

    ResponderEliminar