Seguidores

Fotos

domingo, 1 de febrero de 2009

Un bicho malo

Hoy, después de este lapsus temporal, voy a relatar lo que aconteció un día de verano de 2007 (finales de agosto más o menos) en el que estuve a punto de cometer un "perricidio".

No lo conté antes pero tengo "heredado de mi hijo mayor" un perro labrador. El perro, pobre, no tiene culpa de ser perro pero sí la tiene de ser un perro cabrón en toda la extensión de la palabra.

Está empeñado en ir donde yo vaya y en disfrutar como un auténtico hijo de perra que es y, por si eso fuera poco, es celoso a más no poder; pero son celos totalmente irracionales, fuera de lógica alguna (si es que algo en la mentalidad de los perros la tiene).
El caso es que en uno de mis paseos, en un momento de baja intensidad en el trabajo, allá por el mes de junio de 2007 descubrí, con sorpresa, en una de las tantas escombreras que salpican nuestros más recónditos montes como, entre los cascotes, había brotado una planta de Actinidia (kiwi). Por aquellos días estaba pegando el sol bastante fuerte y me abstuve muy mucho de tocarla; me limité a vigilar la escombrera, no fueran a zumbarle en la chepa una carga de escombros.

Al cabo de un mes, más o menos,hubo una cerrazón de niebla, algo muy frecuente por estos lares en esa estación. La niebla era espesa y mojaba más que un chubasco, así que me decidi a ir a buscar la actinidia. Me armé de piqueta (por lo que pudiera encontrar), un cubo con el sustrato preparado y una paleta de albañil para poder hurgar por donde creyera conveniente.
La tarea fue fácil. Después de sacar los cascotes mayores y, con infinito cuidado) escarbar un perímetro bastante prudencial, no fuera a fastidiarla ahora, me encontré con la agradable sorpresa que no había más de un palmo de tierra de profundidad, y que todas las raices estaban repartidas de forma casi uniforme por la superficie de una gran losa de piedra firme. No me anduve por las ramás y aprovechando la frescura del día, fue tomar la planta del suelo y pasarla al cubo con el sustrato.

La planta, si se resintió algo, no lo demostró. Se pasó con claridad pero a la sombra (ya habían vuelto los calores) las dos semanas siguientes Y se mostraba así de explendorosa.
Así que decidí sacarla a la terraza de la nave donde trabajo y donde habitualmente está el labrador. Éste al principio no le hizo ni puñetero caso, pero por si acaso, cuando yo sacaba la planta, bajaba al perro.

Lo malo sucedió cuando un vecino que habitualmente pasa por el lugar se detuvo a charlar unos dos minutos, al cabo de los cuales recordé que había dejado la puerta de acceso a la terraza abierta. Me disculpé con el vecino y subí a toda prisa y cuando llegué arriba, desde abajo el vecino se despedía pero yo ya no le oía, mi plantita, mi querida plantita no existía. Y no miento. el jodido perro se la había comido ¡y sin tirar el cubo donde había estado!

En esos momentos me asaltó la más profunda de las iras, tomé un palo para machacar al atrevido y al acercarme a él... tuve que soltar el palo. Me senté en un trozo de columna y me fijé para la cara del perro mientras la ira aún me arañaba por todo el esternón y la nuca. Pero las ansias asesinas iban remitiendo al ver aquella mirada franca, sin malicia... "hablaba" con la mirada, como diciéndome. "Yo soy un perro, soy tu compañero y eso era una hierba". Jamás ví una mirada ten elocuente. Se acercó y me pegó dos lametazos en las manos y se tumbó encima de mis pies; esto acabó por desarmarme del todo, pero ¡Dios mío, que pena sentía por mi planta! Volví a mirar al perro. Nos miramos los dos y nos aguantamos la mirada. La suya decía "Tú tuviste la culpa, no debiste dejar la puerta abierta, yo sólo soy un perro". Le tuve que dar la razón a pesar de lo mucho que me dolía la pérdida de mi plantita. Aunque le hubiera pegado, él no sabría por qué lo haría y yo no tendría de nuevo mi planta.

Si las plantas tienen alma... Descanse en paz.

¡Que Dios me perdone!

¡A ustedes que Dios les bendiga!

8 comentarios:

  1. Llegue un día a casa, después de estar fuera toda la jornada me acompañaba la familia, al abrir el portal, descubrir lo que parecía un campo de batalla; macetas distribuidas por toda la finca, plantas, arbustos, etc. Ciscados por todos lados, el perro se había soltado y armo la de "San Quintín"...te soy sincero no lo mate, porque no tuve con que, si llego a tener un arma de fuego le pego dos tiros...luego me arrepentiría, pero antes muerto estaría, rima y todo, te comprendo amigo...Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Pero si parece el perro de los Baskerville.... No me extraña que se coma las plantas, debe ser una aspiradora. Pero los animales son así. Yo ahora tengo una gata - Nala- que llegó a comerse el cable del micro del ordenador. Pero son gajes del oficio y son felices haciéndonos putadiñas y nosotros perdonándolos.

    Un saludo gatuno

    ResponderEliminar
  3. NO tienen la culpa, amigos. Me lo dijo el mío: "Tú eres el culpable...", Son animales.

    Gracias por venir, chicos.

    ResponderEliminar
  4. Vaya con el canalla!!!
    Tonecho, buena lección aprendistes aquel día.

    Saludos de SCP

    ResponderEliminar
  5. SCP, tienes mucha razón; Y lo malo (¿o lo bueno?) es que todos los días se aprende algo. Me temo que, aunque viva cien años más, todos los días estaré aprendiendo... ¡Seré torpe!!

    Gracias por haber estado, SCP.

    ResponderEliminar
  6. Tonecho, los animales son solo eso animales y la planta es solo eso una planta. Pero la ira que sacaste a relucir, si Hubiera sido al revés (o sea que la planta fuera la culpable de la muerte del perro, ¿que hubieras echo a la planta?^
    Un saludo,
    Maxi

    ResponderEliminar
  7. Tonecho, no te enojes, solo son perros, buenos perros, que nos enseñan mas de lo que creemos, como veras de cosas de perros tambien te puedo contar alguna.

    Siendo soltera y viviendo ya sola, es decir fuera de la casa de mis padres, me regalaron un gran danes, el animaliro era negro, de un negro intenso como tu perro y tenia las orejasa cortadas de punta como se le cortan a los doberman (ya las tenia cortadas cuando me lo regalaron) esto junto con su tamaño y su negrura le daban un aspecto de diablo de cuatro patas terrorifico, Pues bien cuando el angelito solo tenia 4 o 5 meses con solo estirar el cuello te plantaba el morrazo sobre las mesas, me regalaron dos kilos de chorizos de pueblo, los cuales pensaba yo compartir con mi madre y mi tia, estando preparandolos pra colgarlos a secar pues estaban recientes, me sono el telefono y fui al salon, apenas fueron 5 minutos, cuando volvi, no habia rastro de los chorizos y tampoco de las cuerdas, y mi lindo perrote estaba tumbado en el salon en mi sofa al lado del telefono en el que habia estado yo hablando, como si la fiesta no fuera con el. Le chille, le amague con pegarle y el solo me miraba y ponia cara de tonto, en fin que le deje en paz me dio como dice Tonecho un lameton, pero a mi me pillo toda la cara y tan felices, eso si estuvo y perdonar la expresion cagando colorado del pimenton por lo menos una semana.

    Con el tiempo s ehizo muy comodon y no le gustaba eb absoluto la oscuridad, por lo tanto si yo salia de marcha con mis amigos una noche, jurar que se enteraba todo el que pasaba por la calle y miraba mis ventanas, pues el angelito como llegaba a todas partes con el morro encendia todas las luces de la casa y no contento con esto abria el arcario cuya puerta era de corredera, descolgaba mi abrigo de pìel (el unico que he tenido) lo estiraba en el suelo y se dormia dentro de el.

    En fin cosas de perros

    ResponderEliminar
  8. Mariangeles, QUE ERAN DEL PUEBLO, jajajajaj

    ResponderEliminar