Seguidores

Fotos

jueves, 15 de enero de 2009

Más hongos ¿o setas?

Hola. Hasta hace unos años, para mí, llamarle hongo o seta a lo que por estos lares llaman simplemente "pan de raposo" era exactamente lo mismo: una cosa que todo lo más que se podía hacer con esas cosas peligrosas era darles una patada y hacerlas desaparecer. Maldad gratuita rebozada de una espesa ignorancia.

Claro que el asunto estaba avalado porque en tal o cual aldea de las cercanías siempre hubo un alguien que la había espichado al comer una cosa de esas (En una aldea distante 5 kms recuerdo que se fueron al Valle de Josafat, de golpe, de la misma casa y familia cuatro integrantes, de una sola tacada) Como si todas fueran iguales. Pero de esto me iba informar bastante más tarde.

Un vecino del pueblo, un año mayor que yo, compañero de la escuela, sólo que él siempre fue más aventajado en todo (pero nunca lo restregaba por las narices de nadie), mi amigo Manuel, hizo el servicio militar en los COES. Por aquel entonces él estaba por esos lugares mientras yo estaba medio mundo separado de esta tierra. En los COES pues parece ser que los soltaban desde un helicóptero, en medio de un monte en parejas o grupos muy pequeños, aveces individualmente, sólo con un cuchillo y una gallina viva y, al cabo de X tiempo tenían que reunirse en un determinado lugar. Eso le llevo a degustar ratas, conejos y lo más variado de la fauna que tuvieran la mala suerte de pasar al alcance de estos seres. También les tocaba probar delicatessen brindadas por la flora. Él no me lo dijo, pero yo creo que de todo ese entrenamiento emana, por lo menos, el interés por los hongos.

Para el pueblo llano y sin otras aspiraciones, hongos y setas es lo mismo. Nada más lejos de la realidad. Sería algo como decir que una bellota y una encina son la misma cosa. Por muchas vueltas semánticas que se le busquen, yo jamás acataré eso. El hongo es el ser vivo (ya no puedo llamarle planta) y la seta es el fruto donde se desarrollarán las esporas (más o menos las semillas). Si se recolectan las setas de manera brutal y sin cuidado alguno, se está dañando al hongo que, generalmente, suele ser subterráneo en las especies superiores de hongos y que está formado por una serie de hifas entrecruzadas, (como una red de hilos más o menos de color claro).

Si arrancamos a tirón limpio las setas, estamos dañando al hongo que puede que no vuelva a fructificar allí donde se le hizo el desaguisado. Desconozco por completo la capacidad de regeneración de los hongos, o incluso si la poseen, por lo cual y con cierto criterio los veteranos recolectores sueles hacer uso de un cuchillo u objeto cortante para no hacer daño al hongo cortando la seta por el mismo pie. Esta práctica asegura que el hongo no sufre daño y posiblemente emita nuevos cuerpos fructíferos en los lugares donde se extrajeron los anteriores.

De ahí se desprende que una correcta manipulación del biótopo, nos asegura un entorno mejor, para nosotros y para las especies que en él viven.

Hoy quiero subir unas fotillos de mi autoría en la que muestro unos hongos, para mí, muy particulares por su belleza y, sobre todo, porque hasta no hace muchos meses ni sabía que existían.

Sí los vi antes alguna vez no lo recuerdo.

Salud y suerte.

2 comentarios:

  1. Espectacular entrada y espectaculares fotos amigo Tonecho.Lamentablemente he visto campos arrasados por seteros desalmados a la caza de níscalos y otras especies.
    Porca miseria!.
    Un saludote

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pinastre... usted que me quiere bien, hombre.
    y las fotillos pues... bastante hace la pobre cámara.

    Saludillos satisfechos.

    ResponderEliminar