Seguidores

Fotos

martes, 6 de enero de 2009

Recordando

Bueno, pues el que no se consuela es porque no quiere... ¡Y yo quiero consolarme!

Hace cosa de dos años se me dio por hacer un "inventario" de las plantas con flor de mi entorno, la verdad es que me llevé muchas agradables sorpresas. Uno se pasa la vida mirando y admirando plantas y flores que te ponen en el mercado y no repara en la belleza que Dios te ha colocado delante de tus pies. Para verla sólo tienes que fijarte, no mirar el conjunto de "malas hierbas". Mirar cada una por sí sola y cada una te mostrará su particular encanto. Así descubrí auténticas bellezas. Por ejemplo esta Serapias vomeracea, una hierba perenne de la familia de las orchidáceas, que como todas las orquídeas tiene sus particularidades.
Curiosamente, todo el año pasa totalmente desapercibida, hasta que en abril, fijándose bastante (sus colores no son llamativos) las vemos por suelos silíceos y en una franja de terreno de entre 25 y 100 metros de la línea de costa.
La plantita de marras tiene sus propias micorrizas, así que el que intente llevarla a una maceta la tiene clara. De semillas, nada. No la estudié exhaustivamente pero de cada flor " fructificada" sólo sale una especie de
polvo como si de una Scleroderma se tratara.
Brota de una especie de tubérculo y del tallo, inmeditamente encima del susodicho tubérculo, salen dos o tres raíces carnosas, las encargadas de suministrar los nutrientes. Es curioso porque normalmente las plantas con tubérculos suelen alimentarse de éstos hasta que la planta fructifica, y si sobran nutrientes los almacenan en nuevos tubérculos. Por lo que pude observar en esta planta, toda la fuerza se destina a producir un sólo tubérculo situado junto al anterior que, al segundo año, después de iniciar la brotación del tallo herbáceo desaparece. Algo así como si le "enseñara" al nuevo lo que tiene que hacer para el año siguiente. Todo muy curioso.
Decía Jesucristo, Nuestro Señor: "...Considerad en las flores del campo, como crecen, ... que ni Salomón, con toda su gloria, se vistió así, como una de ellas..."(Mt.28-29)

1 comentario:

  1. Tienes razón Tonecho, casi siempre pasamos por alto la belleza de lo sencillo, lo que es efímero, anual...pero es lo nuestro, no conocía esta especie vegetal pero gracias a ti, amigo hoy e aprendido algo nuevo. Un saludo.

    ResponderEliminar