Seguidores

Fotos

miércoles, 21 de enero de 2009

Una planta humilde

Pues hoy les quiero relatar algo que, posiblemente ya conozcan todos ustedes, pero que a mí siempre me llamó la atención porque hasta que salí del pueblo (a los 17 años) nunca tuve oportunidad de informarme. Y, a partir de ahí, yo supe pero mis vecinos se han reído de mí cuanto les ha salido de las criadillas y eso que yo sólo me limitaba a decirles que la planta se llamaba de aquella manera y que tenía ciertas propiedades. Los tipos se partían del pecho de la risa que les daba y me comparaban con Manfred Gnädinger un alemán excentrico que recaló en la aldea allá por los años sesenta y que si hoy ponen su nombre en el google tiene multitud de entradas. La razón de que me compararan con él, aparte de la amistad que nos unía, era que sólo "El Alemán" y yo nos fijábamos en las hierbas que nos rodeaban.

La plantita de la que quiero hablarles se trata del Asphodelus albus. Esta planta era y es conocida entre los lugareños de por acá como "arbortas". Antes de haberla identificado yo estimaba que sería alguna variedad de Harwortya, pero a poco que profundicé en su anatomía tuve que dejar esa apreciación, pues las "arbortas" tenían/tienen unas hojas basales mucilaginosas en forma de roseta, raíces fuertes y desarrolla tubérculos de forma más o menos cilíndrica de unos 2 por unos 3 ó 4 cms. Los tubérculos, al partirlos o estrujarlos, sueltan una sustancia más bien viscosa. Del centro de la roseta basal crece un escapo leñoso de hasta un metro de altura al final del cual se disponen las flores en apretadas panículas que perdurarán bastante tiempo, casi hasta que se agoten las reservas de sus carnosas hojas.

En mi infancia (la poca que tuve), cuando los niños, en pandillitas, íbamos al monte a buscar leña o para acarrear los haces de hierbas para cama de los cerdos y gallinas, nos parábamos bastante tiempo (otras distracciones no había) en el monte confeccionándonos cascos y gorros con las hojas del Aphodelus, como medio de sujeción usábamos las acículas secas de los pinos a modo de alfileres. Los chicos más mayores y que se pasaban bastante más tiempo en el monte, guardando dos o tres vacas, tenían tiempo suficiente para confeccionarse un traje de buzo. Lamentablemente estas obras no duraban más que un día y al siguiente, mientras los asphodelos estuvieran en temporada, se confeccionaba otro.

Las curiosidades de esta planta, para mí, ha ido aumentando. Consultando los textos resultó que esta planta ha sido muy apreciada desde la antigüedad como planta medicinal y como alimento; de ella se pueden utilizar las semillas, los tallos y los tubérculos; eran las denominadas patatas de los antiguos. En Grecia, aún hoy, se obtiene azúcar de los tubérculos.
Homero citaba ya al asphodelo en los jardines del averno. La sustancia mucilaginosa que contienen los tubérculos se utiliza como goma de pegar.

Es considerado como símbolo de luto. ¿Por qué será?.

Existe otra variedad, el Asphodelus racemosus, que se distingue del anterior que el espádice suele tener alguna ramificación y está bastante más representado sobre todo por la cuenca mediterránea.


¡¡Dios les bendiga!!


5 comentarios:

  1. A veces no apreciamos lo cercano lo común, puede ser por ignorancia, gracias a personas como tú Tonecho aprendemos y creo que valoramos mas lo cercano y común por lo menos en mi caso siempre será escaso el agradecimiento diario hacia tu persona. Cuando supe de tu persona a través de otro foro me fije en que vivías en Camelle, el primer pensamiento que tuve fue el del famoso "alemán" de tu pueblo por desgracia supe de su existencia por otro suceso trágico para tu pueblo y por extensión para el resto de Galicia, la catástrofe del Prestige, nunca quise "hurgar" la herida, pero hoy tu te confiesas amigo de una persona amante (aunque no la conocí) de la naturaleza, triste perdida seguro la muerte de este tu amigo...Un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  2. ¡qué sabio que eres amigo¡ me encanta tu blog y tus vivencias ,yo que no me he movido de mi isla un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hay en el mundo un lenguaje que todos comprenden: es el lenguaje del entusiasmo, de las cosas hechas con amor y con voluntad, en busca de aquello que se desea o en lo que se cree.

    Paulo Coelho.

    Un abrazo amigo Tonecho

    ResponderEliminar
  4. Perdonen amigos. 12Horas sin electricidad me han impedido, por lo menos, agradecerle sus visitas.-
    Bonavebe, Manfred fue para mí una especie de faro en medio del analfabetismo que sume nuestras aldeas - esta no iba ser una excepción-, alguien muy querido. Me ha dolido y me duele que usaran su muerte y su memoria con fines políticos (con razón o sin ella) pues siempre fue apolítico. Gracias por tu consideración.
    Puers, no soy sabio en absoluto (ni un poquito "asin"), sólo que tengo 52 años y esa vida y experiencia ya no me la quita nadie. Gracias por leerme.
    Pinastre, ante la afirmación de un hombre como Paulo Coelho, solo cabe descubrirse... y ante quien nos la recuerda.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. De nuevo gracias, siempre atento a tus vivencias, pues siendo joven anecdotas no te faltan.
    NO CAMBIES!!!

    Saludos amig@s, de SCP

    ResponderEliminar